¿POR QUÉ NECESITO UNA ENDODONCIA SI EL DIENTE NO ME DUELE?

Es frecuente que tras uno o dos episodios de dolor agudo en un diente, éste remita. Eso, generalmente, no se debe a una mejoría en el estado del diente, sino todo lo contrario. En estos casos, el que desparezcan las molestias, suele deberse a un proceso de necrosis del diente, en el que queda sin sensibilidad y en un principio da sensación de mejoría.

Este tejido "muerto" puede causar una infección. En la clínica podemos controlar la vitalidad de la pieza y hacer un seguimiento de ella para comprobar si es necesario realizar una endodoncia.

En otras ocasiones, si tenemos una caries profunda de evolución muy lenta, pueden producirse una inflamación del nervio y necrosis tan progresivas que pueden pasar desapercibidas. Esto puede que sólo lo detectemos si se produce una inflamación de la encía, con o sin dolor, o mediante una radiografía dental.

Si la infección se extiende alrededor de la raíz del diente afectará al hueso que lo rodea y la recuperación será más lenta.

Por lo tanto, no debemos dejar de hacer revisiones, en las que podemos detectar procesos que puedan estar deteriorando nuestra boca sin darnos cuenta.

» Volver a Noticias