Tratamientos

Estética dental

Además de tener una boca sana, también es importante que lo parezca. Una sonrisa agradable refleja un estado saludable y mejora la autoestima.

Existen distintas alternativas que nos pueden ayudar a conseguir una boca bonita. Blanqueamiento, en las alteraciones del color; coronas totalmente cerámicas o carillas de porcelana para tinciones, alteraciones de forma o tamaño de los dientes; obturaciones estéticas de composite, que conservan la estructura dental y modelan los dientes anteriores. Pequeños cambios que importan mucho.

Con un estudio detallado de tu caso conseguiremos un aspecto natural y que hagas de tu sonrisa tu carta de presentación.

Ortodoncia

La ortodoncia es la rama de la odontología que estudia y corrige las alteraciones de la posición de los dientes y los huesos que los soportan.

Unos dientes bien alineados son más fáciles de limpiar y previenen la aparición de caries o inflamación de las encías, permiten una correcta masticación y , por supuesto, un beneficio estético que mejorará la sonrisa y el aspecto facial.

Un tratamiento de ortodoncia se puede comenzar a cualquier edad, pero es primordial el diagnóstico precoz, ya que puede facilitar el tratamiento y mejorar los resultados.

Es aconsejable ver a los niños alrededor de los 6 años pues, dependiendo de la maloclusión, podríamos actuar en el hueso a edades tempranas aprovechando el crecimiento.

Un estudio pormenorizado del caso garantiza la satisfacción en los resultados y el placer de sonreir.

Endodoncia

La endodoncia es la eliminación del tejido dañado que se encuentra en el interior de los conductos de la raíz del diente. Estos conductos se limpian y desinfectan hasta el final de la raíz y se rellenan con un material especial.

Una vez realizada la endodoncia hay que restaurar el diente mediante una reconstrucción, y a veces también es necesaria la colocación de una corona.

La única alternativa a un tratamiento de endodoncia es la extracción .

Las técnicas actuales de endodoncia mecanizada nos permiten realizar el tratamiento en menos tiempo, para comodidad del paciente, y con mejores resultados.

Prevención

Realizar visitas al dentista con regularidad es la mejor manera de prevenir problemas mayores para la salud bucal y general.

En una primera visita, además de la exploración de dientes, encías, mucosas y el buen funcionamiento de la articulación de la mandíbula, le realizaremos las pruebas y dedicaremos todo el tiempo necesario para un buen diagnóstico y realizar el plan de tratamiento más adecuado a sus necesidades.

Un tratamiento dental correcto es la forma más efectiva de evitar que se agrave la patología existente, que conllevaría una mayor inversión en tiempo y dinero.

Mantener una boca sana es una apuesta por la salud.

Somos responsables de su bienestar, por eso incluimos a nuestros pacientes en un programa de mantenimiento en el que hacemos un seguimiento de la conservación del buen estado de salud bucal conseguido.

Síndrome de Disfunción Temporomandibular

La ATM es la articulación de la mandíbula. Existen distintas patologías relacionadas con esta articulación y su musculatura. Muchas personas padecen este problema sin saberlo. Algunos signos y síntomas que pueden estar presentes en el síndrome de disfunción temporomandibular son los siguientes:

  • Apretar o rechinar los dientes
  • Dolores de cabeza
  • Tensión en los músculos de la cara y cabeza
  • Dolor de mandíbula
  • Ruidos en la mandíbula al abrir o cerrar la boca.
  • Disminución de la apertura de la boca
  • Pérdida o dificultad de movimiento de la mandíbula
  • Desgastes en los dientes

 
Padecer alguno de estos síntomas puede ser indicativo de trastorno en la articulación temporomandibular.
Las causas de este trastorno se achacan a varios factores:

  • Mala alineación de los dientes
  • Bruxismo
  • Estrés y ansiedad
  • Predisposición genética 

 
Como parte de su tratamiento pueden necesitarse distintas disciplinas:

  • Fisioterapia
  • Ortodoncia y prótesis para una correcta alineación de los dientes
  • Férula de descarga, es necesario conocer la patología que padece cada paciente  para poder indicar la férula que corresponde a su caso.
  • Fármacos para tratar el dolor
  • Cirugía en pocas ocasiones y casos muy extremos

Bruxismo:

Acción de apretar y rechinar los dientes inconscientemente. El signo más evidente son los desgastes en los dientes, que muchas veces no son perceptibles por el paciente hasta que son muy severos. Estos desgastes pueden producir una hipersensibilidad de los dientes a estímulos como frio, calor, ácidos.... si no  se actúa a tiempo, pueden producirse graves daños en los dientes.

Periodoncia

Trata las enfermedades que afectan a los tejidos que rodean el diente, como hueso y encia.

La gingivitis es la inflamación de la encía. La encía está enrojecida, hinchada y sangra con facilidad.

La placa bacteriana son agrupaciones de bacterias que se depositan en la superficie de los dientes y que si no se eliminan causarán gingivitis, esta se debe tratar mediante una limpieza profesional. Si una gingivitis no se trata puede evolucionar a periodontitis.

En la periodontitis, además de afectarse la encía, también se afecta el hueso que sujeta el diente. Si esta infección más profunda no se trata, los dientes pueden ir perdiendo progresivamente el hueso que los soporta, lo que derivará en la movilidad y posterior pérdida de las piezas dentales.

Algunos factores de riesgo en la enfermedad periodontal son el tabaco, estrés, diabetes, cambios hormonales y antecedentes familiares.

Hay pruebas claras de la relación entre periodontitis y enfermedades cardiovasculares. Así mismo, las enfermedades periodontales no controladas pueden dificultar el mantener el nivel de glucosa en pacientes diabéticos y, por tanto, agravar la evolución de la diabetes.

Deben tratarse adecuadamente y someterse a un mantenimiento periodontal periódico para evitar el empeoramiento de la enfermedad periodontal.

La periodontitis se trata mediante el control de la placa con raspados, y en casos más avanzados podrían necesitarse cirugía de encías.

Odontopediatría

Es el apartado de la odontología que se dedica a cuidar de la boca de los niños.

En esta etapa es muy importante la educación, por eso debemos ser conscientes de la importancia de adquirir buenos hábitos que nos ayuden en la fase adulta.Se recomienda realizar la primera visita al dentista a partir de los 3 años. Una toma de contacto temprana detecta y previene anomalías y ayuda al niño a ganar confianza en sus visitas al dentista, reduciendo así el miedo.

En los niños es doblemente importante la prevención, algunas medidas para prevenir la caries son:
Sellados de fisuras
Aplicación tópica de flúor 
Educación en la higiene bucal
Correctos hábitos alimenticios
Es fundamental vigilar, y si es necesario, tratar los dientes de leche para un correcto desarrollo de los dientes definitivos.

¡¡¡¡REGALALE A TU HIJO UNA SONRISA SANA!!!!

Implantología

El implante dental sustituye la raíz de los dientes perdidos, está fabricado en titanio, que es un material biocompatible.

Los implantes se fijan al hueso y sirven de soporte para las prótesis (corona, puente..)que sustituyen a los dientes que faltan.

Los implantes mejoran la masticación y la estética, y conservan la salud del resto de dientes presentes en la boca, ya que no es necesario tocar los dientes adyacentes a la pieza perdida para reponerla.

Es la manera más cómoda para reemplazar las piezas perdidas, y que más se asemeja a los dientes naturales.

El éxito a largo plazo de los implantes depende en gran parte de la higiene del paciente. Se recomienda, al menos, hacer revisión cada año para realizar una limpieza dental y de los implantes

Arrow icon